Susan Mallery

Rozados por el Peligro

Rozados por el Peligro

Título Original: To Love and Protect (2004)

Serie Multiautor: 1º El Legado de los Logan


Entra a formar parte de

El Legado de Los Logan

Porque el derecho de nacimiento tiene sus privilegios, y los lazos de familia son muy fuertes.

David Logan: aunque no podían estar juntos, David nunca olvidó a Elizabeth y las intensas emociones que le había provocado hacía tanto tiempo. Cinco años después, mientras cumplía su misión en Rusia, volvió a verla, y su corazón se detuvo. En aquella ocasión, Elizabeth necesitaba su ayuda, ¡y él no estaba dispuesto a permitir que desapareciera de nuevo!

Elizabeth Duncan: haría cualquier cosa por proteger a su hija, incluso conseguir la ayuda de un antiguo amante, un agente especial que le ha-bía roto el corazón años atrás. Aunque no quería admitir todo lo que David había significado para ella, le estaba agradecida… y se sentía más atraída que nunca hacia él. ¿Debía permitirse albergar la esperanza de que los tres formaran una familia?

En Portland se avecinan tiempos difíciles. Entre bastidores, una persona turbulenta mueve los hilos y crea situaciones de peligro que nadie se habría imaginado…


Capítulo 1

– Necesito un hombre con unas buenas manos -murmuró Liz Duncan y después, miró a la preciosa modelo rubia que había contratado aquella tarde.

– Eso es lo que necesitamos todas -dijo Marguerite, mientras se acomodaba con cuidado al bebé en los brazos. Después se echó hacia atrás la melena, por encima del hombro-. Por eso han escrito una canción sobre eso.

Liz ladeó la cabeza. Había algo en aquella escena que no concordaba. La proporción, quizá. Si fuera un hombre quien sostuviera al bebé, la imagen sería mucho más poderosa y evocadora. Los dedos de Marguerite eran demasiado delicados y las palmas de sus manos, demasiado estrechas.

– ¿Una canción sobre qué? -le preguntó Liz, distraídamente.

– Sobre unas buenas manos. Si vas a buscarte un hombre, consíguete uno bueno. Asegúrate de que sabe lo que hace.

Liz miró a la adolescente. Era una muchacha alta y delgada.

– Estoy hablando de trabajo.

– Yo no.

– Tú nunca lo haces -dijo Liz, mientras continuaba observando el boceto. Después, sacudió la cabeza-.Ya puedes dejarla en el cochecito. Hemos terminado.

– Claro, jefa -respondió la muchacha. Con cuidado, posó al bebé dormido en el cochecito y le acarició delicadamente la mejilla-. Gracias por el buen rato, pequeñina -dijo. Después, miró a Liz-. ¿De verdad has terminado conmigo?

– Sí. No te preocupes, le explicaré a la persona de contacto de la agencia que he cambiado de opinión con respecto al encargo y que no ha sido porque tú no funcionaras.

– Te lo agradezco.

Marguerite recogió el bolso y salió de la habitación. Liz se acercó al cochecito y se quedó mirando fijamente a la niña. Los diminutos rasgos del bebé la conmovieron.

– No me importaría llevarte a casa conmigo, preciosa -murmuró-. Qué pena que esto sólo sea trabajo.

Después de llevar al bebé a la guardería, Liz se paseó por los pasillos de Children's Connection, la organización sin ánimo de lucro de fertilidad y adopción que la había contratado para que les hiciera un nuevo folleto. Ella había ido a la caza de hombres más veces, pero nunca en relación a su trabajo.

– Deberían pagarme un extra por peligrosidad laboral -murmuró mientras doblaba una esquina y comenzaba a mirar por las oficinas.

Había nueve mujeres, tres hombres de más de cincuenta años y un chico fornido que no tenía más de treinta. Pero no había ningún individuo fuerte y masculino con unas manos maravillosas. La visión de Liz para el folleto estaba clara: la imagen de alguien sosteniendo a un bebé. Al principio, había pensado que aquel alguien fuera una mujer, pero había cambiado de opinión.

Se dirigió hacia la salida. Quizá el Hospital General de Portland, que era el edificio contiguo, pudiera ser una fuente mejor. Si tenía suerte, encontraría a un médico o algún residente que se apiadara de ella y el bebé siguiera durmiendo apaciblemente. Si pudiera…

Un hombre llegó a la puerta principal al mismo tiempo que ella. Él abrió la puerta y esperó cortesmente a que Liz pasara primero. Liz se detuvo en seco al ver sus manos. Tenía los dedos fuertes y las palmas anchas. Aquellas manos tenían aspecto de ser algo más que hábiles: transmitían confianza. Ella las veía acunando al bebé, dándole refugio y seguridad. Eran el lugar de descanso perfecto para un niño cansado y confiado.

– ¿Has cambiado de opinión? -preguntó el hombre.

– ¿Eh? -Liz lo miró, parpadeando y entonces se dio cuenta de que el hombre continuaba sujetando la puerta para que ella pasara. ¿Se estaba marchando?

– ¡Espera! No puedes irte -sin pensarlo, lo agarró por la manga de la chaqueta-. ¿Te marchas? ¿No podrías esperar unos minutos? Bueno, en realidad sería casi una hora, pero no más. El bebé se despertará después. Pero tengo una hora, si tú puedes.

Mientras hablaba, alzó la mirada desde las manos del hombre hasta su rostro. Era joven; tendría unos veinticinco años. Guapo. Seguro de sí mismo. Interesante. La estaba mirando fijamente. Tenía los ojos marrones y sus labios, sensuales y firmes, estaban ligeramente curvados en las comisuras.

– ¿Qué? -le preguntó Liz, consciente de que era posible que lo que había dicho no tuviera mucho sentido.

– Me estoy debatiendo entre trastornada y encantadora -respondió él.

Ella le soltó la manga.

– Te sugiero encantadora. Es más halagador y exacto. De vez en cuando soy muy temperamental, pero casi nunca loca. Deberías hacerme caso.

– Está bien -respondió él. Soltó la puerta y dio un paso atrás.

Mientras él se metía las manos en los bolsillos delanteros del pantalón vaquero, Liz se dio cuenta de que entre ellos estaba chisporroteando una sutil tensión. Sin embargo, aquello no le sorprendió. Los hombres morenos con los hombros anchos eran su tipo.

– Elizabeth Duncan -dijo ella y le tendió la mano-. Liz. Soy ilustradora comercial. Children's Connection me ha contratado para que haga el trabajo artístico de su nuevo folleto. Si mi diseño les gusta, lo usarán también para el membrete de las cartas y el material publicitario.

– David Logan -respondió él y su mano envolvió la de Liz-. Hago unos garabatos que te pondrían verde de envidia.

Ella se rió, pero supo que no podía permitir que la distrajeran su sonrisa ligeramente picara y la manera en que el calor de sus dedos hacía que quisiera ronronear. Tenía un horario y no sólo por los plazos de entrega de su trabajo, sino porque el otro modelo, la pequeña, no iba a estar dormida para siempre.

– Bueno, pues el asunto es el siguiente -dijo-: Han aprobado mi idea para el folleto, que es la imagen de una mujer con un bebé dormido en brazos. El dibujo se centra en el bebé, así que sólo se verán las manos y los antebrazos. Sin embargo, cuando comencé a hacer el bosquejo… algo no encajaba -le explicó, intentando parecer lo más inocente posible, añadió-: Necesito a un hombre.

Él arqueó una ceja.

– Evidentemente.

– Lo digo en serio. Tú tienes unas manos estupendas. La niña está dormida, así que lo único que tienes que hacer es sostenerla. Sólo será una hora de tu vida y piénsalo, si a la gente le gusta mi diseño, tus manos se harán famosas. Eso sería una ayuda con las mujeres.

Él se rió suavemente.

– ¿Y por qué piensas que necesito ayuda?

Liz tuvo la sensación de que no la necesitaba en absoluto.

– Está bien, de acuerdo.Tal vez no la necesites.

Él se sacó las manos de los bolsillos y se miró el reloj de muñeca.

– ¿Sólo sería una hora?

– Te lo prometo.Yo trabajo deprisa.


Veinte minutos después, David Logan tenía que admitir al menos, que Liz era una persona muy decidida. Había recogido a la niña dormida de la guardería y los había llevado a los dos a una oficina pequeña y vacía que tenía una gran ventana al sur. La luz del sol se derramaba por la estancia, algo raro para un día a mediados de octubre, en Oregón.

– La luz es magnífica en esta habitación -dijo Liz, mientras se quitaba la cazadora de ante gastado-.También hay mucho silencio. Nadie nos molestará.

Comenzó a mover la butaca de cuero del despacho hasta que estuvo satisfecha con su posición. Mientras ella trabajaba, David la observaba y admiraba su capacidad de concentración y la forma en que la luz volvía dorado su pelo caoba, largo y ondulado y después rojo y después dorado de nuevo.

Liz era hermosa de una manera fiera, explosiva. Era delgada, pero tenía curvas. Llevaba unos pantalones negros ajustados y una camisa de color verde oscuro, desabotonada hasta el borde de su sujetador de encaje. Los pendientes de aro que llevaba le colgaban casi hasta los hombros.

Tenía un cuerpo que podría volver locos a los hombres, pero la cara de un ángel. Los ojos verdes, enormes, los labios gruesos y la expresión inocente. Era una combinación que habría conseguido que él la mirara dos veces seguidas en cualquier situación.

Liz lo colocó en la silla y después le puso al bebé en los brazos. A él le gustó sentir el ligero roce de Liz en la piel y la manera en que se perdía en el trabajo. Le gustaba lo suficiente como para nublarle el juicio.

– No estás cómodo -le dijo ella, al ver que estaba sujetando con rigidez a la niña.

– Pues claro que no -respondió él-. No quiero romperla.

– No lo harás. Piensa que esto es una práctica para tu propia familia. Además, es demasiado pequeña como para juzgarte.

– ¡Qué consuelo!

Después de que ella lo hubiera toqueteado unos minutos, subiéndole y bajándole las mangas de la camisa, volvió a colocarlo y tomó su carpeta de dibujo.

– Quédate tan quieto como puedas -le dijo, mientras comenzaba a dibujar-. Respira profundamente para relajarte. No pienses en mí ni en el dibujo, piensa sólo en la niña que tienes en brazos. Es muy pequeña y tú eres la única persona de la que puede depender en el mundo.

David miró a la niña. Él nunca había pensado demasiado en los niños y no se sentía cómodo con aquel bebé entre los brazos. ¿La única persona de la que podía depender era él?

– Pequeña, tienes problemas -murmuró.

Liz se rió.

– No es cierto, David. Serás un padre estupendo. Imagínate que ha crecido un poco. Tiene tres o cuatro años. Tú llegas del trabajo y ella corre hacia ti. Se le ilumina la cara de amor y alegría. Su papá está en casa.

Su voz y sus palabras crearon una poderosa imagen. David casi podía ver a la niñita corriendo hacia él.

– Tiene siete años -continuó Liz, en voz baja-. Le estás enseñando a lanzar una buena bola. Es tu hija y no quieres que lance como una nena.

Él sonrió.

– ¿Y si soy yo el que lanzo como una nena?

– ¡Oh, claro! Eso sí que es probable.

Él contempló a la niña.Tenía la piel suave y pálida y la boquita era un capullo de rosa perfecto. Tenía algunos mechones de pelo por la frente. David se preguntó cómo y por qué había ido a parar a Children's Connection. ¿La adoptaría alguien? ¿Sería la hija de algún empleado?

– Tiene doce años -continuó Liz-. Es alta y larguirucha y muy tímida. Tú te das cuenta de lo guapa que va a ser, pero los demás no. Los chicos se burlan de ella y vuelve a casa llorando. Necesita que la consueles y cuando le das un abrazo, ella se siente pequeña, como si las palabras maliciosas pudieran romperla. Y tú harías cualquier cosa por protegerla.

David se puso tenso, como si realmente tuviera que defender a una niña casi adolescente. Como si aquella niña fuera suya.

– ¿Por qué me cuentas estas historias? -le preguntó.

– Después contestaré a tus preguntas. Ahora sólo sigúeme el juego, ¿de acuerdo?

– Claro. Estoy a punto de encontrar a esos niños y sacudirles.

– Eso me gusta en un padre. Ahora tiene dieciséis años y va a ir a su primer baile de la escuela. Es tan guapa como tú pensabas que sería. Pero está creciendo y se está alejando poco a poco y aunque pensando con la cabeza fría sabes que siempre será tu hija, en el corazón sientes que todo se va haciendo distinto.

Sin pensarlo, David agarró al bebé con más fuerza. No podía crecer tan rápidamente. No…

– Bueno ya está -dijo Liz, en tono de triunfo y también ligeramente sorprendida-. Ha sido muy rápido, incluso para mí. Supongo que yo también me he dejado llevar por la historia. Ya puedes relajarte.

Por primera vez, David se dio cuenta de que tenía los músculos agarrotados de permanecer inmóvil. Se puso al bebé contra el pecho y movió el brazo bajo ella.

– Dámela -dijo Liz, mientras posaba el bosquejo en la mesa y alargaba los brazos.

David se la entregó y miró el dibujo.

– Es asombroso -comentó con sinceridad, contemplando la imagen.

Era exactamente lo que ella había descrito: las manos de un hombre sosteniendo a un bebé. Sencillo, pero intenso. Había poder en aquel dibujo. Las manos del hombre, sus propias manos, sujetaban al bebé de una manera que transmitía la protección y el amor. Aquél no era un padre que permitiría que se le hiciera daño a su hija.

– ¿Cómo lo has hecho? -le preguntó. ¿Sería la curvatura de sus dedos, o las sombras? Él nunca había tenido un bebé en brazos. Y basándose en aquel bosquejo, uno podría pensar que lo había hecho durante años.

– Primero dibujé al bebé -respondió Liz, mientras acostaba a la niña en el cochecito-. Cuando yo te hablaba, tú comenzaste a sostenerla de una forma distinta. No puedo explicarte por qué, pero conectaste con lo que te estaba diciendo. Esperé a que realmente estuvieras involucrado en ello y empecé a dibujar como loca -le explicó sonriendo-. Lo de hablar es una técnica que aprendí en una clase. El profesor dijo que la mejor forma de conseguir que una persona haga exactamente lo que tú quieres es hacer que sienta lo que quieres que sienta la gente cuando vea el dibujo. Suena raro, pero algunas veces funciona.

Tomó la carpeta y observó el boceto.

– Les va a encantar. Lo cual significa que eres mi modelo oficial y que necesito que firmes un contrato.

El bebé comenzó a gimotear.

– Por aquí hay alguien que se está despertando y me imagino que ninguno de los dos está listo para la responsabilidad de tratar con la niña. Voy a llevarla a la guardería y después te daré un formulario de contrato. ¡Ah! Y me costean los gastos de este trabajo, así que incluso puedo pagarte.

– ¿Dinero?

– Ésa es la manera más corriente, sí -respondió ella, con los ojos muy abiertos de diversión e impaciencia-. ¿Se te había ocurrido algo distinto?

– Una comida.

– Acepto.


David eligió un pequeño restaurante junto al río. Era tarde, casi la una y media y la mayoría de la gente ya había comido y se había marchado. David y ella tenían el restaurante casi para ellos solos.

– Cuéntame qué tal se vive de ilustradora comercial -le dijo David, cuando estuvieron sentados en su mesa-. ¿Siempre trabajas por libre?